En crisis, pero menos

La Hotelería española es, probablemente, el sector que en los últimos meses está soportando mejor (o menos mal) la crisis que azota a todo el Turismo. Aunque los resultados actuales no se asemejan en nada a los que disfrutaban hace apenas cuatro años, los hoteleros están disfrutando de un pequeño respiro gracias a los mediocres flujos del receptivo. Sin que en absoluto quepa hablar de que la cosa va bien, los índices de ocupación hotelera no son tan malos como las ventas de las agencias, por ejemplo. Otra cosa es la rentabilidad, a causa de los precios.